La resistencia es la norma

11262029_850604391642371_3902930001943545137_nDesde el pasado viernes, 26 de junio de 2015 la noticia que ha cautivado al mundo entero ha sido la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos, la cual declara la inconstitucionalidad de cualquier ley que prohíba a que dos personas de un mismo sexo puedan casarse legalmente en los Estados Unidos.

Muchos de los medios se han concentrado en exponer las diferentes celebraciones de miles de personas por esta decisión, pero muchos medios obviaron en presentar las luchas históricas que abrieron el camino a que este hito se diera, el cual trastoca la vida de todos los que viven en gran parte del territorio de Norte América.

14-sufragistasLa primera de estas lucha celebrará en agosto de este año su 95 aniversario, la misma fue la famosa enmienda 19 a la Constitución de los Estados Unidos la cual le dio el derecho a la mujer a votar en una elección. Esa fue una lucha que comenzó en los 1800’s y no fue hasta el 1878 que se presentó por primera vez la enmienda en el Congreso de los Estados Unidos, la cual fue aprobada 42 años mas tarde.

Otra de esas luchas celebró su 50 aniversario el pasado 6 de junio de 2014, en donde el entonces Presidente John F. Kennedy le solicitó a la nación en un mensaje televisivo que como nación necesitábamos eliminar las barreras que nos dividían y garantizar los derechos a todos los norte americanos, no importaba la raza.

La_segregaci_n_racial_en_Estados_Unidos_1Días mas tardes de ese histórico mensaje, el Presidente Kennedy presentó legislación ante Congreso que buscaba eliminar la discriminación en la asignación de ayuda del gobierno federal, la desegregación de las escuelas y lugares públicos, entre otras estipulaciones. Desgraciadamente como ya sabemos meses después el Presidente Kennedy fue asesinado en Texas.

Fue el Presidente Lyndon Johnson quién el 2 de Julio de 1964 firmó lo que se conoce como el “Acta de los Derechos Humanos de 1964”, quien le dio los derechos a todos los hombres y mujeres de la raza negra en los 50 Estados y terminando de esa forma la segregación racial que existió por cientos de años.

Un año mas tarde el mismo Presidente Johnson firmó el 6 de agosto de 1965 la ley que le daba el derecho a votar a todos los ciudadanos de la raza negra, cambiando la enmienda número 15 de la Constitución de los Estados Unidos que le prohibía a los hombre y mujeres de la raza negra el participar del proceso político de la república.

The U.S. Supreme Court building in the Washington, D.C. on Tuesday, Dec. 1, 2009. [Image made with a tilt-shift lens]. (Brian Cassella/Chicago Tribune) ..OUTSIDE TRIBUNE CO.- NO MAGS,  NO SALES, NO INTERNET, NO TV, NEW YORK TIMES OUT, CHICAGO OUT, NO DIGITAL MANIPULATION... 00313760B WH_Christmas Prep 00313760B WH_Christmas Prep

The U.S. Supreme Court building in the Washington, D.C. on Tuesday, Dec. 1, 2009. [Image made with a tilt-shift lens]. (Brian Cassella/Chicago Tribune)

Otra de las luchas que abrió paso lo fue un caso legal llamado Loving v. Virginia, 388 U.S. 1 (1967), el cual el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en una decisión unánime y sin precedentes, invalidó y declaró inconstitucional toda ley de cualquier estado que prohibiera el que personas de una raza negra se pudiera casar con una de raza blanca.

En cada una de esas luchas que presentamos anteriormente la resistencia era la norma y la ilusión que el mundo se acababa, era evidente, y la discriminación era el denominador común.

Sus manifestaciones por décadas fueron la norma y el centro de discordia de una nación entera, en especial para aquellos que luchaban por los derechos más básicos que puede tener un ser humanos que vive bajo una “democracia”.

Al otro lado estaban quienes perpetuaban estas manifestaciones de intolerancia, aquellos que se arropaban bajo el manto de sus dogmas y creencias contradictorias y acomodaticias, las cuales les permitían seguir oprimiendo y discriminando.

La historia nos ha enseñado que todo aquello que creemos que es cierto, no lo es; que las teorías y las leyes cambian; que aunque creamos con todas las fuerzas de nuestras alma y sintamos que el mundo que tenemos hoy día es uno cómodo y perfecto, no lo es y cambiará aunque nos resistamos.

Que aunque no salgamos de la cama, para evitar los susodichos cambios, ellos seguirán empujando nuestros límites, seguirán evolucionando nuestras perspectivas y continuarán retirando al salón de la fama del olvido, todo aquello que conocíamos.

Que una realidad inmovible, es que la vida continuará en una evolución constante que no tendrá fin y eso es algo que no puede ser refutado.

Que tal si hoy nos unimos a Sócrates que a sus 81 años de edad decía “Solo sé que no sé nada” y dejamos a un lado la resistencia a lo que fue en un momento determinado la norma.

Que tal si dejamos de aferrarnos a falsas expectativas, miramos directamente a los ojos de la realidad en la que vivimos.

Que tal si recordamos hoy las sabias palabras de Mohandas Karamchand Gandhi “primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas” y nos convertimos en parte de la evolución de lo que conocemos como la raza humana.