La magnificencia de las Afirmaciones

Afirmaciones

Existe un refrán popular que dice “uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que dice”.

Cuan cierto es el mismo y hasta el día de hoy no nos habíamos percatamos de las consecuencias que esa simple frase, específicamente la parte en donde dice que somos “esclavos de lo que decimos”.

Esa “esclavitud” se puede traducir de muchas maneras, desde quienes deseamos ser, que deseamos que nos suceda, a quienes atraemos, a quienes alejamos, los sentimientos que permitimos que se alojen en nuestra divinidad y hasta las experiencias que deseamos.

Debemos de tener en cuenta que todo esto sucede en dos planos, consiente y en el sub-consiente, siendo el último el más poderoso de ambos.

De causalidad no les ha pasado que piensan o le preguntan a alguien sobre una persona y de la “nada” esa persona se comunica o se la encuentran. Se han preguntado si tenemos el poder de llamar a alguien, o de atraer algo a nuestras vidas.

Más reciente lo leímos en el libro de Los Cuatro Acuerdos del autor de Don Miguel Ruiz, quien nos decía que debemos de “ser impecables con nuestras palabras”.

A su vez, lo vimos en el libro El Secreto, el cual nos decía que “tenemos el poder de atraer lo que deseamos” simplemente con la intención.

Por su parte, la autora Louise Hay quien se hizo famosa no por haber vencido el cáncer, sino por haber salido de estado mental y físico utilizando afirmaciones como punta de lanza de su salud.

De hecho, en la película “The Shift” quien el Dr. Wayne Dyer fue el protagonista, se establece claramente de cómo lo que tenemos hoy, no es mas que el resultado de los pensamientos del pasado, los cuales se manifestaron incondicionalmente en el presente.

En otra palabras, somos hoy el resultado de cómo pensamos, seguido por lo que decidimos y se manifiesta tal y como lo solicitamos, sin prejuicio alguno.

Pero algo que no nos estamos dando cuenta es que diariamente cada uno de nosotros llevamos a cabalidad ese proceso por medio de las afirmaciones que hacemos.

Si, Afirmaciones, esas que se definen por Wikipedia como “una proposición lógica que comunica un consentimiento categórico en conformidad. Consiste en un acto por el cual consta nuestro asentimiento intelectual y compromiso social respecto a una creencia expresando lingüísticamente un enunciado…”.

Las mismas las utilizamos diariamente por ejemplo cuando las personas le preguntan a otra ¿cómo estás? y sus respuestas son parecidas a estas: “mal, chava’o, jodio – pero no es tu culpa, en las mismas de siempre, aquí sobreviviendo, trabajando para morir pela’o (sin dinero), aquí engordando para morir como el pavo, con las dos patas en el hoyo”.

También escuchamos cuando alguien le pregunta a otra persona ¿cómo te van las cosas? y escuchas “mal, de mal en peor, no salgo del hoyo, no tengo suerte, parece que nací para solo sobrevivir”.

Esto sin decir las otras afirmaciones que escuchamos todos los días y ni nos damos cuenta, tales como:
“Mándame más, si más me merezco”
“No tengo más remedio, tengo que hacerlo”
“Pues si no tengo más opción, que puedo hacer”
“No tengo en donde caerme muerto”
“Me hace falta…”
“No consigo nada…”
“Siempre me pasa lo mismo”
“Jamás voy a encontrar la felicidad”
“Esto nada mas me pasa a mí”

El denominador común de cada una de esas expresiones lo define la Real Academia Española cuando define Afirmaciones como la “acción y efecto de afirmar o afirmarse” y define Afirmar como “asegurar o dar por cierto algo”.

Cada vez que repetimos estamos afirmando y a su vez nosotros vamos creando nuestras propias jaulas, que nos aprisionan y nos condicionan.

Uno es lo que uno dice que uno es, y uno está en donde está, porque es en donde dijiste en algún momento que querías estar.

No es un trabalenguas, no es un crucigrama y mucho menos es una filosofía antigua que fue sacada de las sagradas escrituras de algún dogma, es un simple hecho que no estamos consientes que está presente en nuestras vidas.

¿Qué hago si soy uno de estas personas que repite como el papagayo algunas de esas expresiones? Sencillo, que tal si “hackiamos” (reprogramamos) nuestra mente y comenzamos de nuevo.

Que tal si comenzamos a observar y a escuchar detenidamente las conversaciones en nuestra cabeza. Si, esas las cuales ocurren no importan el escenario, con o sin gente. ¿qué nos estamos diciendo? ¿qué nos estamos repitiendo que nos estamos creyendo?.

Que tal si nos percatarnos de las frases y oraciones que salen de nuestros labios y de cómo interactuamos en nuestras comunicaciones diarias.

Que tal si escudriñamos lo que ponemos en “chotabook” (Facebook); como nos expresamos antes las situaciones mundiales o locales (pesimismo, crítica, prejuicio,).

Que tal si nos comenzamos a cuestionar nuestras decisiones, analizamos si eso que escucho y siento es lo que deseo en mi vida o simplemente estoy siendo el patrón de aquellos que sobreviven repitiendo lo que la mayoría aparentemente desea escuchar.

Que tal si despertamos del sueño en donde vivíamos en una crisis continua, nos detenemos y nos damos la oportunidad de ver el esplendor, la grandeza y la grandiosidad de tener el poder en nuestras afirmaciones.

Que tal si conjugamos para el bienestar. Que tal si nos pronuniciamos en conciencia para crear el espacio en donde me sienta que estoy contribuyendo, que me brinda todo aquellos que es necesario y que puede ser apreciado en detalle.

Que tal si utilizamos el diálogo silencioso y propagandista para transformar nuestras creencia en posibilidades, nuestros pensamientos en armas nucleares, las intenciones en creencias que añadan valor y anclamos nuestro futuro responsabilizándonos y no castigándonos.

Que tal si comenzamos a utilizar la magnificencia de las Afirmaciones a nuestra favor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s