El frágil hilo de la vida

linea finitaHace poco leímos algo mu interesante que dice lo siguiente “el budismo enseña que todas las formas de vida y los fenómenos están profundamente vinculados entre sí. Según el principio budista del “origen dependiente”, nada existe aisladamente, de manera independiente de otros fenómenos.”

En el mismo escrito define al “origen dependiente” como “la existencia de una relación simbiótica en donde todos los seres y fenómenos existen u ocurren debido a su relación con otros seres y fenómenos. Todo lo existente depende de causas y condiciones específicas; nada existe de manera absolutamente independiente de otros fenómenos ni surge por sí solo.”

Unas semanas más tardes una gran amiga compartió una historia espeluznante, asombrosa y que parecería sacada de una película de Hollywood.

Solo imagínate que tienes 27 años, acabes de graduarte de una prestigiosa Universidad en el este de los Estados Unidos, tienes un empleo que te hubiese costado muchos años, tienes novia, eres el hijo mayor de tres, el tío preferido, que de la nada bajándote de un avión sientes un dolor agudo en la cabeza, hasta el punto que vas al Hospital.

Luego de varios exámenes te notifican que necesitan hacerte otros exámenes y luego de varios días te indican que tienes un tumor en tu cabeza. De la nada, inesperadamente lo que entendías que era una prioridad se trastocó.

El mundo que anhelabas se desvanecía en cuestión de unas horas. La depresión se apoderó y se convirtió en su norte. Las malas noticias eran diarias.

Luego de varios meses de dar bandazos, tener cientos de desvíos, e interrupciones los médicos le dieron el peor diagnóstico que pueda recibir un paciente, “no podemos hacer nada mas, estimamos que le queda un año de vida”, sin tener alguna opción de tratamiento o diagnóstico, literalmente una calle sin salida.

En innumerables ocaciones hemos dialogado, escrito y expuesto lo frágil que la vida puede ser, pero nunca de esta cruda perspectiva, solo siendo el desenlace lo mas claro que se tiene, la fecha que ninguno de nosotros desea conocer, la misma en donde trascendemos esta existencia.

En todo este proceso entendió que lo más humano para el era el poder practicar la controvertible decisión que un ser humano puede tomar, la eutanasia. Si, el poder decidir como, cuando y donde. Como saben el mundo de las leyes es uno complicado y lleno de telarañas.

Desgraciadamente el entendía que era la única batalla que le podría devolver algún tipo de poder sobre las circunstancias, y entendía que esa alternativa le daría la oportunidad de escoger libremente, pero, fue denegada.

Pero como “nada existe de manera absolutamente independiente” en el camino los ángeles terrestres comenzaron a aparecerse en su camino. Uno de ellos insistió en que hiciera una lista de cosas que quisiera hacer antes de que ese día llegara, ya que su mañana es uno literalmente incierto.

Luego de hacer varias listas en donde todo lo que ponía era para sus seres amados que lo rodean, llegó a una simple lista. Como acto de magia, cada una de las cosas en la lista se comenzaron a materializar. Era como si el “Universo se estuviera poniendo de acuerdo” o que “las estrellas se habían alineado”.

La sonrisa que se había apagado comenzó a salir del escondite en donde estaba. El dolor físico comenzó a aliviarse y la palabra esperanza entró por la puerta de atrás del subconciente.

El autor George R. R. Martin decía que “el mundo no es sino una gran telaraña, y basta con tocar un hilo para que los demás vibren”.

Este ser humano el que un día entendió que el vivir no era posible o necesario, de la nada comenzó a experimentar como el hilo que sin saberlo tocó, empezó a vibrar en la humanidad de sus ángeles.

Hoy día, ese ser de luz que camina conociendo que puede ser su último día de vida, nos ha enseñado a aquellos que hemos estado en contacto con el, que todos caminamos por el frágil hilo de la vida.

Que el vivir apasionadamente, saboreándose los olores que nos regala el mundo, y utilizando los sentidos al máximo, es parte de la magia de vivir.

Que no importa si sabemos, propiciamos o ponemos nosotros mismos la fechade expiración, lo más importante es vivir ese momento que no regresará.

Que tal si despertamos de la coma auto inducida, la cual desgraciadamente estamos dejando que nos robe preciado tiempo mal gastado.

Que tal si hoy recordamos que la fibra de nuestra humanidad es parte de ese “hilo para que los demás vibren”.

Que tal si en vez de estar poniendo energías en controlar lo que es imposible, lo utilizamos para exprimir al máximo el tiempo que nos regalan.

Que tal si nos damos cuenta que estamos viviendo, aunque entendamos que estamos soñando.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s