El Secreto de la Abundancia

Dia de Acción de Gracia

Uno de los grandes secretos que la ciencia moderna ha estado en una búsqueda desmedida desde sus comienzos ha sido el encontrar la fuente de la eterna juventud. La misma la cual embarcó en 1513 el famoso Juan Ponce de León y Figueroa cuando llegó a la Florida en búsqueda de la leyenda de Cíbola.

Para muchos la belleza es una abundancia inalcanzable, en donde hacen lo imposible para mantenerla y obtenerla cuando es incontrolable.

También hay un sin número de personas que definen la abundancia como toda aquella riqueza material que pueden recolectar en el periodo de vida, como si fueran amuletos de la suerte que les engrandecen el ego y le desaparecen el alma.

Están por supuesto los que se emborrachan de la abundancia a nombre de los dogmas pseudo espirituales, intentando con éxito, acceso al control momentáneo de las esperanzas del desamparado y por supuesto, a la billetera de aquellos que entienden que el todo tiene un precio.

A su vez, están los que se les nubla el entendimiento y confunden abundancia con avaricia, poder, o consumismo.

Lo que si estamos claro que la abundancia es una palabra amplia de satisfacer y simple de comprender.

Recientemente leyendo un libro de Deepak Chopra encontré que “La abundancia es la experiencia en la que nuestras necesidades se satisfacen con facilidad y nuestros deseos se cumplen de manera espontánea. Experimentamos alegría, salud, felicidad y vitalidad en cada momento de nuestra existencia”.

Pero es eso lo que nos intentan de vender cada día que tenemos interacción con algún producto o servicio.

No es exactamente el mensaje que se escoden detrás de las lindas palabras, melodías encantadoras y en los anuncios con personalidades famosas, sino la farsa con la que nos tienen dormidos.

Mahatma Gandhi decía que “Como seres humanos nuestra grandeza radica no tanto en poder reconstruir el mundo… como en poder reconstruirnos a nosotros mismos”.

Pero si estamos dormidos ¿cómo podremos darnos cuenta de ese poder de reconstruir? y si estamos distraídos, ¿cómo podemos accesar a nuestra conciencia y encontrar nuestra grandeza? y si estamos perdidos ¿cómo encontramos el camino de vuelta a nuestro origen?.

Las respuesta a cada una de esas preguntas es en donde encontraremos la verdadera abundancia. Tenemos closets llenos de ropa que no utilizamos, un auto de lujo que nos lleva de un punto a otro, y en la inmensa mayoría ni utilizamos en 60% de las utilidades que tiene el mismo.

Estudiamos para adquirir riquezas, esas que el 75% del planeta no tiene acceso. Nos procreamos por ser aceptados, no para dejar un legado. Trabajamos mas horas de las que vivimos, para a su vez ser esclavos de los pocos que nos intentan controlar.

Dormidos estamos, caminando como robots sin armaduras, que si sentimos, y mucho menos preguntamos las cosas más lógicas y básicas.

Eckhart Tolle nos indica en múltiples ocasiones que “todas las cosas de verdad importantes —la belleza, el amor, la creatividad, la dicha, la paz interior— surgen de más allá de la mente” y entonces ¿por qué insistimos en vivir en ruido? ¿por qué continuamos coleccionando cosas que solo nos brindan sentimientos temporeros? ¿cuál es la razón real que somos nosotros mismos nos encerramos en la jaula de la infelicidad?.

Es cuando despertamos de ese estado comatoso en el que nos adentramos con la ayuda de los que desean que estemos dormidos “las riquezas empiezan a aparecer, lo hacen con tanta rapidez, y en tal abundancia, que uno se pregunta dónde habían estado escondidas durante todos esos años de necesidad” decía Napoleon Hill, uno de los grandes pensadores del siglo 20.

Luego de despertar, que tal si observamos sin juzgar este pensamiento de Thich Nhat Hanh que “cada pensamiento que produces, todo lo que dices, cualquier acción que realizas, lleva tu propia firma” y vemos a ver si la abundancia está activa en nuestra mente.

A su vez, otra de los secretos para recobrar sobre la abundancia es el conocer la diferencia entre la apariencia y la realidad. Kahlil Gibran decía que “La apariencia de las cosas cambia según las emociones, y por eso vemos magia y belleza en ellas, mientras que la magia y la belleza están en realidad dentro de nosotros mismos”.

Justo cuando estás en ese punto en donde conoces y estás consiente que eres tú quien creas tú propia realidad “te das cuenta de que el universo es abundante, y de que tú eres una expresión del universo” como nos dice el Dr. David Simon.

Que tal si internalizamos lo que la poetisa Maya Angelou decía que “La vida no se mide por el número de veces que respiramos, sino por los momentos que nos dejan sin respiración”.

Que tal si reflexionamos las palabras de Paulo Coehlo, “Puedes cegarte al ver cada día como similar a los demás. Cada día es diferente; cada día trae su propio milagro. Simplemente es cuestión de prestarle atención a ese milagro”.

Que tal si seguimos los consejos de Madre Teresa que “no es qué tanto hagamos, sino cuánto amor le ponemos a lo que hacemos. No es qué tanto damos, sino cuánto amor le ponemos a lo que damos”.

Que tal si recordamos que “La abundancia, como cualquier otra cosa en el universo, es simplemente una disposición específica de energía e información, es ilimitada, no tiene fronteras y siempre está disponible”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s