La complicidad del silencio

Desde hace un tiempo en las mañanas de los domingos hemos incorporado el estar en silencio absoluto.

Haciendo ese simple ejercicio y estando presente durante el mismo, en donde nos permitimos escuchar todos los sonidos que existen a nuestro alrededor, los cuales regularmente no nos percatamos que están allí, es que hemos aprendido a apaciguar la mente y sellar nuestros labios.

TEDTalksTop100Luego nos damos la oportunidad de irnos a caminar y luego cuando estamos haciendo desayuno en ese mismo estado de silencio, nos permitimos escuchar una charla de TED. Esta es específico no la escogemos nosotros, sino que la vimos como parte de un artículo que salió publicado en el Business Insider.

Justo al comenzar la presentación de TED comenzó el orador citó una frase que utilizó Martin Luther King, jr. en el 1968 que decía “Al final no recordaremos las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos”.

El mismo era un maestro de escuela superior en el estado de Nueva York que exponía en ese escenario ante un grupo nutrido de invitados, cómo por años había padecido de ser un cómplice silente ante las cosas que sucedían a su alrededor.

Untitled4Durante su breve presentación explicaba como el había hecho un compromiso con el mismo en donde iba a terminar con la práctica de ser un ente que esconde las manos al momento en que alguien necesita ayuda.

Que desde ese momento el se iba a rehusar a participar de actividades en donde se recaudaban fondos para que la escuela en donde el trabajaba subsistiera y que en donde escuchaba de boca de los asistentes que sus estudiantes eran unos delincuentes.

El en ese momento explicaba que tenía que sellar sus labios y no comentar nada, ya que la que lo estaba diciendo era una de las personas que más dinero donaba a la escuela.

Luego continuó explicando como luego de esa situación hizo una introspección muy personal y empezó a preguntarse que si el era un modelo para sus estudiantes, cuando les pedía en el salón de clase que no fueran sean cómplices silentes en la sociedad.

Ese simple ejercicio le dio la oportunidad de ver cuantas veces durante su vida el fue parte de ese grupo que se callaban, miraban para otro lado o simplemente ignoraban lo que estaba pasando a su alrededor, ya que no era con ellos.

Se dio cuenta de como eso se manifestaba diariamente a su alrededor. Como cada uno de esos simples actos antes mencionado eran la gasolina que se le echaba a la llama de la intolerancia colectiva en la que vivimos.

UntitledQue si observábamos de cerca a nuestro alrededor, claramente era el denominador común de lo que hoy conocemos como genocidios o guerras.

Puntualizó en medio de su presentación, como en el primer día de clases le dice a sus estudiantes que deben cuestionarse en el silencio en el que han vivido hasta ese momento. Que para hacerlo, les invita a que sigan unas cuatro reglas básicas.

La primera es que cada uno debe de leer con un ojo crítico, ya que no todo lo que uno lee es una realidad absoluta, que hay ocasiones en las que se dicen mentiras y en otras se dicen medias verdades.

La segunda, dice que es que ellos deben de estar consientes de lo que escriben, en todo momento. En otras palabras que deben de estar seguros que las palabras que utilizarán son las que desean, que las mismas tienen el significado que dice lo que ellos desean comunicar, ya que cada una de esas palabras tiene un poder inimaginable y por último, que el mensaje debe de ser el adecuado.

La tercera es una que aunque uno crea que es sencilla, no lo es, y es que uno debe de hablar claramente en todo momento. Cuando el expone que debemos de hablar claramente, explica que uno debe de decir lo que uno piensa de una forma coherente y sencilla. Que no deben de cohibirse ya que eso es parte de vivir en la complicidad en la que estamos inmersos como sociedad.

En otras palabras, que en esa comunicación debemos de tener muy presentes el escenario en donde estamos, sin perder de perspectiva que la opinión de cada uno de nosotros es una válida, y que por ende debe de ser respetada y escuchada como la de todos los demás.

A su vez menciona que debemos de recordar que vivimos en un mundo diverso, amplio y pluralista, en donde nadie piensa igual y que gracias a esa diversidad, es que aprendemos y crecemos como seres humanos todos los días.

La cuarta y última que expuso, fue que uno debe de siempre debe decir su verdad. Esta es una de las más controversiales indicó el, ya que no todo el mundo entiende que somos un ente aparte, que vive en comunión con las diferencias de los que nos rodean.

Que la riqueza del mundo en que vivimos hoy día es una ilusión, aunque uno piense lo contrario y otros pienses que tienen la verdad absoluta. Que un ejemplo de esto es como las teorías de los científicos se van contradiciendo con el pasar de los años, se van descartando, o simplemente se encuentran otras manera de hacer las cosas.

Que contrario a lo que la gente piense, el decir su verdad no lo limita, al revés, expande su conciencia, valida su esencia y sobre todo reafirma que su existencia es una genuina.

Al final nos hace el mismo reto que les hace a sus estudiantes, y nos pregunta ¿estamos listos para vivir nuestras vidas basadas en estos cuatro principios?.

Que tal si hoy hacemos un detente absoluto, leemos nuevamente cada unas de estas cuatro maravillosas ideas y consideramos aceptar el reto.

Que tal si en vez de estar viviendo en automático y distraídos por cosas que no añaden valor a nuestra existencia, comenzamos a ocuparnos y dejamos de ser cómplices del silencio colectivo.

Que tal si hacemos una introspección y vemos a ver de que lado de la moneda estamos hoy día.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s