En honor a quien nos parió

923331_10151440595943668_1918310395_nMuchas personas desconocen que hace aproximadamente 100 años, el Presidente de los Estados Unidos Woodrow Wilson instituyó oficialmente una de las celebraciones más importantes en la historia de la humanidad.

Es sin duda la profesión más Antigua que existe en la era de la humanidad. Es de las que nunca ha tenido un salario, de la cual uno no se desconecta, ya que es la única profesión que no tiene día de vacaciones, días de enfermedad, no tiene la ventaja de retirarse. De hecho no es una profesión, disculpen, es una vocación.

Es una de las pocas responsabilidad adquiridas por una decisión consciente sin vuelta atrás, ni instrucciones. Va de la mano de la incertidumbre completa y absoluta.

Es la única profesión que va mas allá de las horas laborables acostumbradas. Su horario es de 24 horas y está disponible los 7 días a la semana. A su vez, trasciende las paredes de la casa, el trabajo y el mundo entero.

También este grupo de trabajadoras incansables tienden a ser sobre protectoras, a enseñar con amor y rectitud, a disciplinar con vehemencia, pero con amor incondicional, de ese que se resume en las buenas y en las menos buenas.
El sufrimiento individual nunca es más intenso del ver a sus retoños en las garras de la incertidumbre o del proceso normal del aprendizaje de la vida.

IMG_20140510_171351Sus esfuerzos son sobre humanos. Los mismos se comparan con los poderes de los superhéroes que vemos en las tirillas cómicas. Esto lo unimos a las famosas palabras que nos tumban las fantasías infundadas. Son esas palabras las que nacen de la experiencia y se combinan con una tonelada de amor, que aunque nos fastidien, son las que se siguen repitiéndose en nuestra cabeza hasta que en nuestra adultez compremos su significado.

Han sido muchas noches largas, cientos de minutos de días que invierten en eso que estuvo en su vientre nadando libremente, con una característica única en la raza humana, el no esperar nada a cambio.

Esa es la razón principal por la cual cuando se habla de amor genuino, del bueno. De ese que no se puede describir con palabras, pero que se siente en cualquier parte del mundo y se ejemplifica con la palabra madre.

La famosa autora Maya Angelou describe las características de su madre como “es como si fuese a escribir de un huracán en su perfecta expresión o mejor dicho, es como describir los colores del arco iris”.

La palabra madre es más de lo que la humanidad cree. Son las escogidas a llevar a cabo esa función tan encomiable y tan difícil a la vez. Son las guerreras de luz, esas que el amor les sobre y que pueden cargar con esa responsabilidad. Es un título el cual se gana con el tiempo, sacrificio, desconocimiento y sobre todo con una fe inquebrantable. Algunas reciben el titulo por que se los da la naturaleza, otras se los da las situaciones de la vida.

Hoy cuando se celebra el centenario de esta celebración con una convicción inquebrantable, de lo que ejemplifica el amor incondicional en esta existencia.

Este es un día especial, no por los regalos, el reconocimiento bien merecido por el trabajo arduo e intransferible. Sino porque es el día para nosotros recordar que tenemos una responsabilidad de reciprocar todo ese amor de vuelta a ellas.

Para concluir nos hacemos eco de las palabras del famoso baloncelista Michael Jordan cuando indicó que su madre “es mi raíz, ella es quien creó mis cimientos, ella fue la que plantó la semilla la cual ha sido el norte de mi vida, y es que para alcanzar cualquier cosa en la vida, tiene que comenzar en la mente primero”.

Hoy no solo reconocemos a las miles de mujeres que han tenido el honor de dar vida, sino que deseamos reconocer la ardua labor a la que nos parió y nos dio la vida.

A esa que nos regalo gratuitamente su conocimiento; a la que no se dio por vencida en momentos difíciles, a la que me enseñó a reírme; por ser un ejemplo a emular; por demonstrar con acciones y no usar palabras en vano; por inculcarme a decir lo que siento; a luchar por lo que deseo; a no quedarme callado ante las injusticias; a seguir creciendo en mi entendimiento de la vida; a no conformarme con la mediocridad; a develar mis sentimientos sin vergüenza y con fuerza; a dar sin esperar y sobre todo que me inspira a ser quien soy hoy día.

Hoy celebramos lo mejor que la vida nos ha dado, a quienes nos dieron vida o han transformado la vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s