Entre el blanco y negro

oscarEste año los premios más vistos en el planeta, los cuales suelen llamarle Oscar tuvo una peculiaridad, el gris fue el color más visto, hablado y sentido.

Si, ese color en donde se encuentran el blanco y el negro sin cuestionamientos.

Ese espacio en donde el juzgar no es compatible, en donde la mezcla es natural, y en donde el color de uno se uno con el otro. Es en ese espacio, en donde el socialismo y el capitalismo se unen por el bien de sus habitantes. Es ese espacio en donde la avaricia de uno, perjudica a millones y beneficia a un puñado.

El mundo fue dividido hace miles de años, impuesto, señalado o simplemente por aburrimiento, por unas líneas demarcadas por un ciego. Fue en ese momento en donde las palabras tales como racismo, exclusión, indiferencia y separación, se apoderaron de la humanidad. Tan es así, que hoy día hermanos que viven en una misma isla o territorio no ven que nacieron en el mismo terruño.

Fue en ese momento histórico en donde la intolerancia, la xenofobia y todas las demás fobias se procrearon, como un virus que se transformó en miles de caras, pero con un mismo propósito.

Otros virus que nacieron orgánicamente lo fueron la ignorancia, el ejercicio impropio y desasertado de juzgar, que a su vez se ha convertido en el virus más impregnado en la conciencia de la humanidad.

Oscar_selfie-TwitterHemos sido testigo del racismo y de la ignorancia, no solo en aquellos que nunca tuvieron la oportunidad de conocer algo más de lo que saben, sino por aquellos que entienden su significado. Fue en esos momentos en donde los colores primarios desaparecieron, se escondieron en la suela del zapato, cuando tuvieron 2 años.

Es inverosímil, que al día de hoy, cuando alguien que debería de tener un sentido de responsabilidad por principio básico de la educación la cual le ofrecieron con el sacrificio de otros, sea el primero en arrojar una palabra adornada de odio desmedido.

Está fuera de nuestra compresión como siendo vecinos, y teniendo el mismo color de piel, nos creamos que somos o de un lado o del otro. Es insoportable el ver como las palabras que salen de sus labios, acarician como a los demás como si fueran navajas la fibra óptica, marcando su humanidad sin permiso.

Esas palabras, gestos, sonrisas, alegrías y llantos, no son de blancos o negros, y mucho menos la mezcla de ambos. Mucho menos lo son las emociones, esas que nos unen, nos separan o simplemente nos llevan a ver las estrellas en un segundo, tampoco tienen un color asignado.

Lupita Nyong'oHoy observando atentamente la entrega de la “famosa” estatua dorada, la cual no tiene ninguna tonalidad de negro, blanco y mucho menos gris, nos asombramos como celebramos colectivamente la actuación de unos cuantos y solamente uno de ellos se acordó que aquellos pueblos que la ventana de la casa esta gris por el humo de la discordia.

Hoy nos negamos a aceptar que la hipocrecía sigue gateando en el escenario mundial, y escogemos el estar sentados al lado en donde el gris es la norma y la militancia humanística es la norma.

Las luces están prendidas, los sonidistas están listos para comenzar a grabar las voces silentes que mueren a causa de la discordia por estar del lado del blanco o del negro.

Hoy el gris es el protagonista de las injusticias de dos pueblos que están en medio de una revolución de conciencia.

Están en el comienzo de una transformación colectiva. El libreto de esta película está siendo escrito con el sudor y la sangre de aquellos que desean un mejor mañana. Despertemos de una vez y por todas, el mundo en el que vivimos hoy día no es ni blanco o negro, es gris.

No por las bombas, la opresión y mucho menos por la desinformación, es solo porque la mezcla de pensamientos, de sentimientos, de una evolución está naciendo de la mezcla de ambos colores.

Que tal si volvemos a nacer. Que tal si despertamos de este engaño.

Que tal si comenzamos a ver que somos parte de un espectro amplio de multiplicidad de colores.

Que tal si eliminamos el blanco y el negro de nuestro vocabulario, y nos unimos en el espacio gris de una vez y por todas, en donde no juzgamos, pero si podemos ser parte de la libertad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s