El arte de dejar ir

indexUnas de las cosas más difíciles en la vida es soltar y confiar que todo lo que nos sucede,bueno o malo, tiene un propósito ulterior que se nos develará en su debido momento.

Eso curiosamente es más común de lo que pensamos, hay cientos de personas que sus vidas se están trastocando, moviendo, cambiando, modificando y varias  que  ven este proceso como uno destrucción total.

Pero cabe señalar que los grandes maestros desde Dios, Buda, Dalai Lama, entre otros todos, hablan que cuando aprendemos a soltar, nos liberamos de las angustias, de las dolencias emocionales que esto trae a nuestras vidas, en donde las penas se alivianan y las perspectivas cambian, las prioridades se ajustan y las realidades toman otro sentido.

Todos los que estamos aquí en esta existencia debemos de comprender que lo único que cada uno de nosotros tiene seguro es que desde el primer momento que fuimos concebidos estamos envejeciendo.

Puede que usted que está leyendo, entiendan que esto es un poco pesimista, pero que tal si lo vemos como una posibilidad de que este preciso momento jamás regresará tal y la forma de como lo vivimos.

Qué tal si comenzamos a ver que cada día que pasa, es una nueva oportunidad de poder responder, reaccionar y de escoger diferente a todo lo que nos rodea y lo que hacemos.

images2Qué tal si en cada una de esas ocasiones en donde podemos soltar, dejar ir y aprender a confiar y volver a recordar que somos espíritus sin límites recordando que estamos en un cuerpo humano para aprender unas lecciones.

Pero curiosamente, es en las circunstancias más apremiantes, no comunes, dolorosas, esas que nos sacan de nuestra zona de comodidad, en donde pretendemos y nos hemos hecho  la ilusión de que no tenemos el control absoluto de nuestras vidas.

Pues lamentablemente tenemos que decirles que eso es totalmente falso, es una mentira, una ilusión óptica y sensorial que nos costado mucho entenderlo.

Esa ilusión nos ha robado la bendición de estar conectados 24/7 a nuestra misión, ella no nos ha permitido ver la divinidad del que está a nuestro lado y nos olvidamos que todos, absolutamente todos estamos aquí para re-aprender a amar a todos por igual.

Es en ese estado de incertidumbre total en el que todos, de alguna forma u otra, hemos estado y otros que están diariamente, en donde nos perdemos, nos confundimos y creemos que nuestro segundo nombre es Creador. No nos mal interpreten, nosotros tenemos el poder de crear muchas cosas, pero no tenemos el poder de controlar, son dos cosas bien diferentes.

El crear o “co-crear” con el Universo es una fórmula mágica que encontramos solo cuando podemos ver que cada cosa que nos sucede tiene un propósito, que todo a nuestro alrededor está sucediendo como tiene que suceder, nada más y nada menos.

Es en esa misma línea de pensamiento, en que aprendemos que cada uno de nosotros somos protagonistas y actores secundarios de todas las “novelas” de quienes nos rodean y por supuesto de la nuestra.

El arte de dejar ir, es simplemente un estado mental en donde comprendemos en cada célula de nuestro cuerpo, que todo está escrito en un plan divino, que nosotros no tenemos el poder de controlar lo que nos sucede, sino de cómo escogemos sentirnos ante esas circunstancias.

El arte no es más que entender, confiar e internalizar en conciencia que el único poder que tenemos es el de escoger como respondemos, reaccionamos, sentimos, y que sobre toda las cosas buenas o no tan buenas cada una de ellas tienen una razón de ser, aunque no lo veamos en ese momento.

Luego de realizar eso, lo ideal sería que reconociéramos conscientemente de que no hay fuerza más grande el mundo que el amor. Que esta palabra es la raíz de grandes revoluciones emocionales, espirituales, físicas y todo lo que nos rodea diariamente. Es la madre y el padre de lo que conocemos como la fe, esperanza y todas esas acciones que no se pueden explicar en palabras pero que nos mueven el alma.

El arte de soltar es cuando dejamos ir nuestro impulso de controlar; cuando entendemos que no tenemos el control de como las otras personas reaccionan como deseamos que hagan; cuando decidimos ajustarnos a los cambios y que no nos afecten; cuando dejamos de analizar y solamente aprendemos a sentir y vivimos; cuando soltamos el conocimiento humano y nos integramos al diccionario de la humanidad; cuando nos ocupamos de nosotros y nos despreocupamos de los demás; cuando nos reconectamos con nosotros mismos y nos desprendemos de la parte física.

La palabra soltar lo describe la Real Academia Española como el “dejar ir o dar libertad a quien estaba detenido o preso”.

Dejemos de estar presos de esas falsas ilusiones que nos han estado atormentando toda nuestra vida y démoslo la oportunidad de recordar quienes somos, seres amorosos que en cada respiro emanamos felicidad.

Hoy soltemos todo aquello que no nos acerca a nuestra divinidad y comencemos de nuevo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s