El arte de la amistad

Winnie the poohDicen que uno nace en una familia que no escoge, pero que en el proceso de vivir tenemos la oportunidad de escoger quienes nos acompañen en ese viaje, quienes a su vez se convierten en nuestra familia extendida y en algunos casos, la única que tenemos.

La Real Academia Española define la palabra amistad como: un afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato; Pacto amistoso entre dos o más personas; afinidad entre dos personas.

Por su parte el poeta Ralph Waldo Emerson decía que “si sientes que todo perdió su sentido, siempre habrá un ¨te quiero¨, siempre habrá un amigo”.

Esto lo hemos experimentado todos en algún momento de nuestras vidas, en donde hemos sufrido un accidente, nos han diagnosticado una enfermedad terminal, hemos estado en una quiebra inminente, o en medio de una separación amorosa en donde nos ha dejado en la nada.

Curiosamente es en esos precisos momentos en donde el alma necesita sentir el sentimiento que describe Waldo Emerson como el que “se manifiesta dentro del alma sin decir una palabra”.

Son en esos instantes de debilidad en donde cada uno de nosotros sentimos el abrazo sincero y desinteresado de aquellos que nos cobijan con su amor.

nemoEsos que en tan solo una mirada nos comprenden sin emitir un sonido, esos que se hacen cargo del volante en momentos de tormenta, para que los brazos de la compasión nos arropen con ternura.

Es en esos segundos en donde se fortalecen los lazos de hermandad, los cuales en algunos casos trascienden el peso de la sangre, la convivencia o el simple anhelo.

Son esos instantes complicados, oscuros y tenues en donde aparecen de la nada esas personas que nos aman de una forma única e inquebrantable o como diría Elbert Hubbardes aquel que lo sabe todo y a pesar de ello te quiere”.

De hecho en diferentes filosofías la amistad es venerada, como lo hacen la inmensa mayoría de los dogmas, ya que va por encima de un todo o un nada, porque no discrimina.

Escogemos por medio de nuestras decisiones tener las experiencias o enseñanzas que forjarán nuestro destino, es en esas decisiones en donde nos llevan por valles y montañas que nunca imaginamos ser testigos.

Es en ese recorrido en donde tratamos de demonstrar que lo podemos hacer sin saber cómo o de lo contrario le damos paso a las críticas continuas de aquellos detractores, las cuales  se convertirían en nuestra realidad, sin la ayuda de una verdadera amistad.

Es como señalaba Aristótelesun alma que habita en dos cuerpos; un corazón que habita en dos almas” y cuando acertado son esas palabras hoy día en el siglo 21.

Es en esa conexión espiritual de dos almas en donde nos convertimos en maestro y en cuestión de segundo estudiantes, en una misma conversación. Es en donde conocemos seres de luz que nos estremecen los cimientos de nuestra crianza y expanden nuestra habilidad de amar.

Es una expresión que tratamos de entender, pero que en el proceso de comprender, perdemos la perspectiva de lo único que debemos recordar que es el sentir. Eso a su vez se demuestra en la acción continua del servir sin esperar, de dar sin pretender y de soltar sin saber si volverá.

La amistad es sembrar en un terreno que no sabemos si florecerá; es conectarse con nuestro espíritu y nuestra misión de vida. Es vivir con lo único que trasciende las barreras del tiempo, espacio y sonido, que se alimenta de lo más puro del alma y de la acción más sencilla de la humanidad.

Una amistad es más allá de mirar al horizonte sin saber a dónde nos llevará el camino y si alguien nos sostendrá al caer.

El amor de una amistad en la inmensa mayoría del tiempo se podría comparar, como tener la misma sangre de alguien, que no nació del mismo vientre.

Es un acto de amor incondicional, en donde amamos sabiendo que la otra persona nos conoce tal y como somos, es cuando actuamos como lunáticos desesperados y que aunque parezcamos tontos desenfrenados, nos apoyan sabiendo las consecuencias.

La confianza que nos transmite una amistad es lo que nos permite liberarnos de nuestros mayores secretos, que al ser compartidos, alivianan la carga de la soledad.

Aquellos que sabemos el valor de la amistad, pertenecemos a la exclusiva Sociedad Universal de la Hermandad, que tiene como norte el continuar la expansión y promoción de las memorias, que las locuras se contengan, los viajes se incrementen, las vivencias se compartan, los momentos se transfieran, los sentimientos se liberen y sobre todo que el amor siga siendo la base de la unión.

Hoy en este maravilloso día donde damos gracias por todos aquellos seres de luz que han estado y aun están después de todo esta historia que hemos creado en esta existencia.

A ustedes los cuales han sido protagonistas o extras en nuestros dramas existenciales, agradecido de sus lecciones, de su amor y sobre todo por haber existido en el momento en que tenían que estar allí, sin ustedes nuestra vida jamás fuera la misma, los amo desde lo más profundo de nuestra alma.

Concluimos como diría una querida amiga, la amistad es en donde aprendemos el verdadero significado del “arte de la paz”, en otras palabras la paciencia, en donde el amor incondicional es lo único que existe y el juzgar esta exiliado de los alrededores.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s