No es a mi tiempo

La frustración constante que vemos diariamente en la interacción con personas es la desesperación de que las cosas no salen como ellos quieren y en el momento que desean.

Ese fue el caso de un gran amigo que hace años no habíamos coincidido en la misma ciudad. Después de años simplemente comunicándonos por medios electrónicos por fin teníamos la oportunidad de conversar y ponernos al día con nuestras vidas mirándonos a los ojos.

Después de las preguntas correspondientes de como esta la familia, amistades en común y el trabajo, cuando de repente escuche una pregunta ¿qué puedo hacer para que las cosas salgan como yo quiero?.

Nuestra reacción inicial fue el sonreírnos y le pedimos que por favor nos aclarara por qué el entendía que las cosas no le estaban saliendo como el deseaba.

Inmediatamente sin pensar en la pregunta que le habíamos hecho, comenzó a hacer una listas de las cosas que el desde hace años ha deseado, anhelado y que ha trabajado por conseguir y que al día de hoy no ha podido conseguir.

En su rostro se le veía una preocupación genuina y hasta nos comunicó que ha llegado a un punto en su vida que se sentía frustrado con casi todos los aspectos de su vida.

Hasta me contó que por primera vez en su vida había visitado a una de esas señoras que leen cartas para ver si le podía dar una  respuesta que es lo que estaba haciendo mal.

Continuó comunicándonos que hasta hace unas semanas comenzó a leer diariamente el horóscopo del diario de su ciudad y que hasta había prendido una vela que la señora le había vendido para que pudiera salir del estancamiento en que se encontraba.

Antes de empezar a respirar nuevamente, después de habernos dicho todo esto, nos preguntó desesperado que si teníamos una solución inmediata.

Nuestra única reacción fue mirarlo a los ojos y le preguntamos ¿quien te dijo que esas cosas que tanto deseas, hoy día no se están alineando para que se hagan realidad?.

Hubo un silencio sepulcral, fue como si el mundo se hubiese paralizado por espacio de unos segundos.

Su reacción fue una normal, su rostro se había desfigurado, ya que estaba en proceso de buscar las respuestas y no las veía. Nuevamente intentó de responder después de un largo suspiro y ningún sonido podía generar.

Fue en ese preciso momento que aprovechamos para indicarle que si esas eran sus frustraciones, que no se preocupara, ya que cientos de miles de personas en ese mismo momento en el mundo se sentían igual que él.

Le indicamos que no teníamos ni la píldora mágica, ni la fórmula perfecta para poder responder a sus planteamientos, lo que si podíamos hacer era sugerirle algunas cosas diferentes a lo que él estaba acostumbrado.

¿Que tal si partimos de la premisa de que en vez de estar pensando egoístamente como lo has estado haciendo hasta ahora, te despegas de tus necesidades y comienzas a ver las necesidades de los demás?.

¿Que tal si en vez de estar mirando que las cosas no han llegado, que no se han dado como deseas, que la vida esta conspirando en contra tuya, haces un detente a todas tus exigencias, todas esas demandas que le estas haciendo a la vida y toda aquella persona que te rodea?.

Que tal si sacas un papel y un lápiz y haces una lista de todas las cosas que tienes actualmente. En esa lista seria recomendable que la dividieras en tres áreas.

La primera, mirando todas las cosas que tienes en tu ambiente físico, entiéndase casa, salud, familia, amistades, trabajo, auto, comida. La segunda columna podrías poner el aspecto emocional, entiéndase el amor en todas sus manifestaciones. Concluyendo con el aspecto espiritual, que podría ser todo aquello que me llena el alma, el espíritu, es eso que sientes, experimentas y no puedes describir.

Este simple ejercicio no solo te sacará del estado catatónico en que tu mente se encuentra actualmente, en donde solo ves que las cosas no se están dando, sino que empezarás a ver las cosas desde otra perspectiva.

Es en ese preciso momento en donde estarás viendo las cosas de la misma forma que los grandes sabios lo hacen, haciendo un detente a todo y luego empiezan a sumar en vez de restar.

One thought on “No es a mi tiempo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s