Olimpiadas sin límites

Los juegos olímpicos de verano de Londres han servido para brindarles mucha alegría a países latinoamericanos por los logros obtenidos –sobre 500 medallas hasta ahora-, sino que también se han convertido en el escenario ideal para que pintorescas y grandes historias sean conocidas.

Lo que comenzó en la antigua Grecia como un evento dedicado al dios Zeus, hoy día se ha convertido no solo en un negocio billonario, si no que nos brinda la oportunidad de ver simultáneamente un banquete de múltiples disciplinas deportivas que solo se da cada cuatro años.

A su vez, las olimpiadas sirven de escenario a los miles de atletas que participan para demostrar que son los mejores en el deporte que aman y una gran oportunidad para representar a su tierra natal.

Hoy día gracias a la flexibilidad del mundo globalizado en el que vivimos en donde las comunicaciones son parte de nuestro diario vivir, podemos ser protagonistas en primera fila de la mayoría de estos eventos.  También y mucho más importante aún, es que nos brinda la oportunidad de ser testigos de cómo la expresión de que “somos un espíritu, viviendo una experiencia humana” es tan real y tan cierta.

El concepto está más que comprobado científicamente, pero es increíble el ser partícipe de su máxima expresión cuando el espíritu que reside en nuestro cuerpo sobrepasa las expectativas de lo que se cree que es el límite de cada atleta.

Siguiendo esta misma línea deberíamos de entender que como seres espirituales que somos no tenemos límite alguno y que como seres ilimitados que somos en todos los aspectos de nuestra vida, podemos llegar y conquistar literalmente todo, lo que queramos es alcanzable.

Es ese espíritu que no tiene límite el que lleva a estos atletas a moverse, a transformarse y en continuar evolucionando de maneras hasta en cierto punto sobre naturales y lo cual han demostrado en estos juegos en Londres.

Tomemos el ejemplo del velocista dominicano Félix Sánchez quien ganó la medalla de oro en los 400 metros, este atleta quien hace cuatro años atrás no tuvo la oportunidad de revalidar en ese evento ya que ese mismo día que iba a competir falleció su abuelo que lo imposibilitó de participar y revalidar.

En esta ocasión y ocho años mas tarde cuando pudo conquistar su sueño, al llegar al podio y antes de entregarle la medalla de oro quien para los expertos no tenia ninguna oportunidad, comenzó a llorar de la emoción, cautivando a las 80,000 personas que estaban en el estadio.

Otro ejemplo de que como seres humanos no tenemos limites lo fue el guatemalteco Erick Barrondo quien puso a su país entero por primera vez en el podio olímpico internacional al ganar la primera presea dorada para ese país.

Por último, tomemos el caso más significante de todos –para nosotros- que lo fue el velocista Oscar Pistorius de Sur África, quien por espacio de cuatro años estuvo peleando el poder participar en las olimpiadas con el COI y quien por primera vez en la historia de las olimpiadas participara una personas con extremidades artificiales.

En una de las entrevistas que pudimos tener el privilegio de verlo, comentaba que él estuvo luchando por este espacio en las olimpiadas, para demostrarle al mundo y a los niños que están en las mismas condiciones que él, que no hay límites, que si la mente lo puede visualizar, el cuerpo lo hará y siempre se podrá.

Estas olimpiadas mas allá de haber unido a países en las celebraciones de aquellos atletas que ganaron medallas en los diferentes eventos, para nosotros ha sido una reafirmación de que no hay límites, más allá de los que nosotros mismo nos pongamos en la mente y validemos como ciertos.

Qué tal si dejamos de estar validando nuestros cuentos y dramas mentales que no tienen fundamento alguno. Qué tal si dejamos de estar posponiendo la acción que nos transportara de un lugar de inacción a donde queremos estar. Qué tal si ponemos una fecha la cual será el comienzo en donde el “canvas” está vacío y lo empezaremos a pintar con lo que deseamos.

Recuerden, al ser espíritus viviendo una experiencia humana, no tenemos limites… ¿ahora cual es la excusa?

One thought on “Olimpiadas sin límites

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s