Solo tienes 30 días de vida

En estos días el autor brasilero Paulo Coelho expuso en su blog como el enfrentó que un doctor por equivocación le indicara que solo le quedaban 30 días de vida.

Curiosamente en los pasados días varias amistades han estado de alguna forma u otra en la misma posición que el autor. Unas han sido diagnosticadas con metástasis, dándole solo una oración “lo único que queda por hacer, es darle calidad de vida”.

En otro escenario la madre de una amiga recibía la noticia del cirujano que estaría operando en solo unas horas a su madre y el galeno término la conversación diciéndole “hay una alta probabilidad que no sobrevivirá a la operación”.

A su vez, la vecina de un amigo de tan solo 25 años de edad recibía una noticia devastadora en la misma mañana para cualquier mujer que desea ser madre, “lamentablemente tenemos operarla y le tendremos que remover la matriz”.

El denominador común en cada uno de estos casos, primero que un profesional de la salud fue el mensajero de la noticia, seguido por la falta de humanidad en su trato y por último como la insensatez y la empatía la que se apoderó de la comunicación.

El que en el siglo 21 existan hombre y mujeres en el campo de salud que no tengan la habilidad de comprender que la generalidad no debe de ser la norma, que el juzgar envenena el alma y que el tratar de pronosticar el destino es imposible.

Hemos olvidado que las palabras tienen energía y un poder no comprensible por aquellos que viven una experiencia humana. Por el bien de la ciencia, han puesto en un segundo plano la empatía con los sentimientos de aquellos que están afligidos, dejando al descubierto que no nos estamos exponiendo a la sensibilidad de nuestra humanidad.

El que alguien con algún tipo de autoridad se atreva a subestimar la esperanza, la fe y sobre todo el amor de vivir, es un acto de cobardía, es olvidar que sangre corre por las venas, que el respira es gratuito y es parte de un todo.

Aunque no podemos olvidar que nadie tiene el poder de hacernos sentir algo, hay personas que aun no están consientes y son influenciados con facilidad por las palabras dichas por aquellos que tienen un poder del cual desconocen.

Por otro lado, diariamente son miles las personas que creen que el mundo se les esta acabando, simplemente por un diagnóstico.

También hay otras cientos de millones que aunque no escuchan esas voces, pasan día a día caminando por sin escuchar las palabras de estos profesionales y están muertos en vida.

Hoy en vista de que son más los que vencen las palabras con acciones y son testimonio de vida, que la voluntad sobrepasa cualquier adversidad, deseamos dejarles con unas palabras de nuestra progenitora, “no es lo que ellos digan, que tengo…es lo que yo permita creer, que es lo que tengo”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s