Las cosas están malas

Diariamente escuchamos en los centros de trabajo, supermercado, farmacia y en las reuniones familiares la ya tan común frase “las cosas están malas”.

Llevamos más de 6 años en una incertidumbre colectiva, la cual comenzó –supuestamente- con la decaída de la banca, seguido por la construcción, las hipotecas y todo los demás sectores que cayeron como en efecto dominó.

Ese mismo efecto –por consecuencia- ha causado que en la percepción colectiva se haya arraigado la palabra crisis. La misma se ha repetido en tantas ocasiones en los medios de comunicación y por tanta gente, que la percepción se ha materializado a tal punto, que en los últimos años ha sido una realidad colectiva latente.

Esto aun continua, a pesar de que Wall Street haya tenido esta pasada semana un sólido desempeño gracias a la caída de la tasa de desempleo en los Estados Unidos, su nivel más bajo en tres años. A su vez, los analistas han expresado que ya se están viendo indicios de que el mercado laboral mundialmente está en un firme camino de recuperación.

No obstante hay quienes continúan repitiendo que “las cosas están mal”, sin darse la oportunidad de ver lo que esta sucediendo a su alrededor, como una gran oportunidad de crecimiento personal y colectivo.

En la segunda guerra mundial el ministro de propaganda de Hitler, Joseph Goebbels implantó una filosofía muy exitosa –que aun sigue viva en el siglo 21- la cual dice “una mentira repetida muchas veces, eventualmente se convertirá en verdad”.

La repetición de las palabras, tiene un efecto colectivo determinante, ya que desgraciadamente una inmensa mayoría de las personas las repiten sin internalizarlas, lo dan por hecho, no lo cuestionan, no se detienen a realmente analizar, si es cierto lo que están escuchando.

Esa reproducción colectiva inconsciente, es la que ha segado a las personas hoy día, a ver las cosas positivas y grandiosas que están sucediendo diariamente a su alrededor.

Las gríngolas que escogen ponerse, les imposibilita ver que los valores están latentes, que no se están perdiendo, sino que están en un proceso de evolución, como ha sucedido durante cientos de miles de años.

En cada etapa de evolución la humanidad –al sentir físicamente un cambio -crea una resistencia y la manifiesta de manera negativa, y en la mayoría de las veces en resistencia e inmovilización.

La ventaja que existe hoy día, es que tenemos mas conciencia y podemos ver que hay más opciones, entre ellas la ruta del poder manifestar por medio de las palabras algo diferente y  la otra es el continuar caminando en el valle de la soledad, en donde encontrarán lo mismo que hasta ahora.

Cualquiera que sea tu decisión en ese momento, siempre tendrás la oportunidad de unirte nuevamente a las cientos de miles de personas que diariamente procesan sus pensamientos en un mar de optimismo y viven en un éxtasis de alegría continuo, sin enajenarse de su realidad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s