Últimos granos de arena del 2011

En momentos en donde los últimos granos de arena del reloj del 2011 se están deslizando lentamente y solo faltan horas para recibir con alegría el nuevo año 2012, entendemos que podría ser un excelente momento para hacer una introspección.

La introspección podría ser una individual o colectiva, en ella lo primero se sugiere que seamos honestos con nosotros mismos, ya que nadie nos esta observando.

Luego viene la parte divertida, es simplemente el recordar todos aquellos momentos que nos provocaron grandes emociones, en donde las lecciones fueron la orden del día, nuestro conocimiento fue transformado y situaciones particulares nos tocaron la fibra del alma.

El buscar un lugar que nos brinde un poco de silencio por espacio de unos minutos, ayudará a que el proceso sea uno mas efectivo.

Al momento de hacer un inventario sobre las lecciones de vida –las cosas que hemos aprendido- que tal si en vez de ver todas las tristezas, angustias, molestias, dificultades y dolores, vemos como la vida nos dio la oportunidad de crecer, madurar, fortalecernos, reflexionar sobra las cosas importantes de la vida, en fin una coyuntura de crear un mejor futuro.

Lo importante de este proceso no es el de echar culpas a otras personas, agarrar un “látigo” y darte en la espalda por que no se logró, ya que eso en su momento si no se materializaron, es que no era el momento adecuado. La idea principal es el poder utilizar nuestra inteligencia espiritual y reconocer como seres de luz que somos, que hemos crecido, como individuo y lo colectivo.

El crecimiento ha sido uno cuesta arriba, doloroso y hasta angustioso, pero lo comparamos con el dolor que las mujeres sienten al parir, es uno intenso e indescriptible, pero se disipa a un segundo plano en el momento que le colocan a su hij@ en los brazos.

Hay un refrán popular que dice “…que dentro del desorden, hay un orden”, el mundo y nuestras vidas no están en un desorden, al revés, somos nosotros que creemos que eso es lo que rige nuestras vidas y estamos un poco confundidos.

Quien único rige nuestras vidas no son las circunstancias, los momentos, las alegrías o los malos humores.

Que tal si saca un papel y un bolígrafo, computadora o teléfono y comienza usted a enumerar todas las cosas buenas que le sucedieron, aquellas que el corazón se engrandeció, las que les dolió la barriga por tanto reírse, las que llenaron su alma de amor, aquellas que le hicieron ver su vida desde otra perspectiva.

Que tal si antes de hacer las resoluciones, propuestas, metas o cualquier otro nombre que le tengan a ese ejercicio de proyección individual, realizamos una simple y bien merecida introspección y al terminar nos damos una palmadita en la espalda y reconocemos como hemos crecido este año.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s