¿Qué es más difícil…bajar o subir?

En una reciente reunión de aficionados del hiking, el más respetado y de más antigüedad en el deporte, se levantó antes de comenzar la misma e hizo una sola pregunta ¿Qué es más difícil…bajar o subir?.

La pregunta conmocionó a todo aquel que se había congregado allí, todos los presentes de alguna forma u otra estaban allí por el interés de ser parte de un grupo de aficionados que desean conquistar Pico Duarte, la montaña más alta en la República Dominicana.

Aquellas personas que llevan tiempo en el grupo se echaron a reír, otros que solo habían escuchado las preguntas de este legendario atleta, no podían creer que estaban en presencia de algo tan significativo; ya que no es costumbre para este personaje el hablar.

A su vez, para aquellas personas que era la primera vez que participaban, sus rostros lo decían todo, estaban perdidos, no sabían qué hacer o que decir.

Este legendario atleta, es una de las pocas personas que a sus 60 años se dedican a viajar el mundo “conquistando” –como se le conoce en el argot del deporte- las grandes montañas.

Las palabras que rompieron el silencio en ese pequeño espacio en donde estábamos fueron unas que cambiaron mi manera de ver la vida…

“Aquel que sube…sube porque desea conquistar algo más que una montaña; decide enfrentar a un nuevo reto personal –físico, mental o espiritual-; quiere verse de frente a sus miedos y vencerlos; desea retar sus límites y sobrepasarlos; entiende que hay algo más allá, de lo que ha vivido; tiene un sentido aventurero con el que nació y nunca ha desaparecido; entiende que tiene espacio para crecer y seguir aprendiendo; es valiente de alma y cobarde en palabra; deja huellas en el camino y luchan incansablemente por algo que anhela…”

“…en cambio aquel que baja…observa cada paso, para no caerse; saca tiempo para disfrutar del paisaje que no miró al subir; no tiene prisa, ya que conquistó; aprendió de sus tropiezos; disfrutó el proceso del punto más bajo, hasta llegar a la cima; observa las huellas que otros han dejado en el camino; su alma se encuentra en el tope de la felicidad absoluta; aprecia a su cuerpo, la armadura con la que fue a la batalla; recuerda el rostro de cada uno de los que forma parte de su nueva familia; siente como la soledad es su entrañable compañera, que fungió como aliada ante la adversidad…”

El silencio que estaba impregnado en aquel lugar, jamás lo habíamos experimentado. El experimentado “hiker” al terminar de hablar, se levantó lentamente de su silla y se fue caminando despacio por el mismo centro del salón, sin mirar o decir nada más.

Las expresiones del venado a punto de ser atropellado por un auto, era la orden del día, ya que no sabían como responder a lo que allí había sucedido.

Solo aquel que lleva tiempo conquistando, sabe que cada uno de nosotros estaremos en uno de estos escenarios muy pronto y que solo está en cada uno el disfrutar cuando estamos en la cima, así como cuando estamos bajando, ya que no sabemos en donde estaremos mañana.

Dejemos de ser robots, vivamos el presente y sigamos conquistando.

2 thoughts on “¿Qué es más difícil…bajar o subir?

  1. Margie

    Si te pones analizar bien, tu subes la cuesta todos los días en la vida de diferentes formas: como padres es una cuesta bien fuerte donde tienes como reto darle a tus hijos los mejores valores (que lamentablementte hace mucha falta hoy dia) para que sean personas ejemplares en la sociedad, la mejor educación (porque eso no te lo quita nadie) para que sean excelentes profesionales y dentro de esos valores lo más importante, el amor al prójimo enseñando que trates al projimo como quieres que te traten a ti; al bajar vas a ver los frutos de ese hijo ejemplar que guiaste en la vida con tus enseñanzas. Como profesional es una cuesta donde día a día tienes retos que enfrentarte en los trabajos y estudios que uno tiene que dar el máximo para lograr las metas que te propusiste en la vida, cuando comienzas a bajar ves loss frutos y el éxito de tu esfuerzo y sacrificio. Como ser humano, la cuesta la tienes que subir dando el máximo, respetando al prójimo, logrando tus sueños sin hacer daño a otros para lograr los tuyos, y lo primordial tener una FE bien grande en Dios y en uno mismo para demostrar al mundo que no importa las limitaciones que tienes (fisicas o mentales) u otras enfermedades puedes llegar a la cima de la montaña. Al bajar disfrutaras de todas esas experiencias vividas, la belleza natural que disfrutaste al subir, pero al bajar la ves de otro punto de vista y te darás cuenta que no pisaste la huella de otro, sino que dejaste tu propia huella. Nunca dejes de caminar y si ves a otro que quiere dejar de hacerlo animalo para que continue su camino. La historia la escriben los valientes de espíritu y corazón.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s