Confesiones de un adicto

El encuentro fue uno que hace casi un año no se daba, con un buen amigo que en un corto periodo de tiempo se había ganado nuestra amistad.

El punto de encuentro fue en la Flagler y la 57, en el famoso Palacio de los Jugos, en donde comenzamos con lo que llamamos las preguntas rutinarias ¿Qué has estado haciendo? ¿Cómo te van las cosas? ¿Cómo está la familia? ¿Qué hay de nuevo?

Al terminar esta primera ronda, en donde nutrimos nuestro cuerpo con un coco frío, para poder combatir el famoso calor infernal del verano.

Al sentarnos nuevamente frente a las vitrinas en donde los protagonistas son el puerco (lechón), arroz, frijoles, maduros y la yuca, nos miró a los ojos fijamente y nos confesó que el llevaba dos años sobrio, que por más de 30 años el había sido un alcohólico y que su vida había estado plagada de difíciles situaciones.

Este músico innato, de alegre personalidad, elocuente conversador, comediante incansable y amante de la cultura latina, se había olvidado de todo eso que había sido parte de su máscara al mundo y estaba confesando lo que había sido su calvario hacia la resurrección de su vida por los pasados dos años.

Al crecer fue testigo de la adicción de su padre, donde lo único que lo ayudó a tolerar este escenario fue el de refugiarse en la música, que irónicamente lo llevó a lo que más odiaba de su padre, la adicción.

Su camino no fue fácil, las recaídas, decepciones, engaños, sus famosas huidas, relaciones fallidas, la pérdida de todo aquello que deseaba, era la norma. En el proceso, utilizaba como excusa, echarle la culpa a su padre por todas sus decisiones, ya que era la manera más fácil de no verse en un espejo y hacerse responsable de su persona.

Durante su última recaída en donde se encontró con dinero en su bolsillo, relación maravillosa y un trabajo estable, cuando sintió presión, utilizó eso como una excusa para recostarse en sus viejas costumbres de escapar de sus responsabilidades y responder de la manera más fácil, salir corriendo y no ser responsable.

Días mas tarde sentado en una de las reuniones de Alcohólicos Anónimos en la ciudad en donde se había refugiado, le pidieron que contara su historia como parte de la celebración de sus dos años de estar sobrio.

Al terminar su elocuente presentación, un hombre el cual el admira muchísimo se le acercó y le indicó “usted llegará muy lejos, ya que todavía le queda mucho camino de recorrer”.

Las palabras de esta persona movieron los cimientos de todo aquello que él entendía que era su realidad y lo trajo de nuevo a la humildad y a retomar el camino que lo había llevado allí.

Días mas tarde regresó a su hogar el cual había abandonado, retomó su recuperación, la misma que le había dado la sanidad espiritual y pudo por fin observar que el camino a de su destino solo lo puede hacer caminando diariamente, ya que solo lo que existe, es el presente.

Semanas más tarde la vida lo puso nuevamente en una gran encrucijada y le dio la prueba de tener que regresar a su tierra natal en Wisconsin y hacerse cargo de su padre, aquel que no ha cambiado y que sigue en el camino de la adicción.

En el momento en que me estaba contando eso, le interrumpimos y le preguntamos que si su padre no era su espejo, como indica el curso de los milagros, del cual ambos somos estudiantes.

El rostro se transfiguró, las palabras se detuvieron y después de un momento de reflexión, se dio cuenta de cual era la razón por la que cual el había vuelto a sus raíces, en contra de sus principios – el miedo.

Se había dando cuenta que parte de su proceso de sanación era el de enfrentar su pasado para así poder continuar con su progreso, para que pudiera seguir sintiendo la felicidad como otros antes a el lo habían logrado, por medio del servicio.

Hoy su resurrección le ha dado la oportunidad de transformar su vida, ya que ahora decide diferente, cuida su templo –su cuerpo-, está presente como si no existiera una mañana al caer el sol, renueva los votos del amor que siente y que envuelve las fibras de su corazón, aprecia todo lo que le rodea con un nuevo sentido de sensibilidad y vive inmerso en su nueva vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s