Salvando a un extraño

El escritor, compositor, filósofo y pieza clave en la revolución francesa del siglo 18 -Jean Jacques Rousseau- dijo…“Una de las ventajas de las buenas acciones es la de elevar el alma y disponerla a hacer otras mejores”.

Hoy fue uno de esos días, en donde la acción elevó nuestra alma a hacer cosas mejores, como lo es salvar la vida de dos seres humanos que ni conozco y ni conoceré.

Todo comenzó con la cancelación de una cita y de la nada tenía unas 2 horas libres para invertirlas en lo que quisiera; desde no hacer nada y regresarme a la casa, hacer llamadas de seguimiento, contestar emails, comenzar la columna de la semana que viene –la cual al día de hoy no se cual será- entre otras cosas que pude haber hecho.

Pero estando en el auto cuando miré a mi derecha y con la parte de al lado del ojo me percaté de un rótulo que un portón tenía en su entrada que decía “Atrévase a DONAR VIDA”. Tengo que admitir que me cogió por sorpresa ese pequeño rótulo el cual tenía un mensaje subliminal, directo y con un “reto” a la acción inmediata.

En ese instante mi mente comenzó a negociar, a cuestionarse el porqué debería de hacer eso, ya que entendía que era una pérdida de tiempo, hasta me dio en cuestión de segundos unas 20 “excusas” de cosas más entretenidas que podría estar haciendo. No fue hasta que el alma susurró al oído que me dijo “ve y dona vida” que sin pensarlo decidí hacerle caso al “rotulito” y entré al estacionamiento del lugar.

Allí amablemente fui atendido por personas que sorpresivamente estaban agradecidas por estar allí. En un principio no entendí él como unas personas a las cuales nunca había visto en mi vida estaban agradecidas de que un extraño entrara a sus facilidades y simplemente dijera que deseaba hacer un acto de conciencia.

No fue hasta que esa misma noche hablando de “causualidad” con una amiga que es enfermera en la sala de emergencia de un hospital estatal cuando entendí el porqué estaban tan agradecidas las personas que me atendieron esa tarde cuando fui a donar sangre.

Mi amiga comenzó diciéndome que era un “héroe”. Inmediatamente la interrumpí y le dije ¿de qué tú estás hablando?, si solo fui a donar sangre. Ella inmediatamente respiró hondo y en tono armonioso me preguntó ¿que si de verdad no sabía él porque me estaba diciendo eso?.

Entonces fui yo el que pausé entonces, respiré hondo, pensé el porqué ella me pudiera estar diciendo eso y no me vino nada lógico a la mente, Así que le dije ¿explícame como si tuviera 2 años la importancia de ese acto?

Sus palabras textuales fueron las siguientes…La sangre es vida y es insustituible; la sangre es un fluido que te da vida y la puedes dar a otra persona; es como si dieras una parte de ti a una persona que está perdiendo la vida en una sala de emergencia…

Me dieron una gran lección esa noche, me eduqué en cuanto a que en un solo paciente que se está desangrando pueden utilizarse unas 16 pintas de sangre y a veces se pierde las batallas. A su vez también me dieron unos ejemplos muy alentadores en donde por la combinación de unas cuantas pintas que donaron unos extraños salvaron la vida de una niña de 5 años que por un accidente de auto se estaba desangrando.

Esa noche entendí el significado de que un pequeño acto tiene grandes repercusiones en otros seres humanos y hasta puede salvar vidas.

Mi amiga me indicó que aunque lleva años en su profesión “nunca ha perdido la noción de estar consciente y preguntarse quién habrá donado esta pinta y para mí es una reafirmación que todavía no hemos perdido nuestra humanidad”. Terminó la conversación agradeciéndome y con esta oración “una pinta de sangre es la diferencia entre la vida y la muerte de una persona”.

Solo invertí unos unos 35 minutos desde el momento en que llegué y hasta el momento en que me monté nuevamente en mi auto. El procedimiento de sentarme en una silla y que me dejara extraer el líquido colorado del conducto sanguíneo fue como unos 20 minutos.

Ese simple acto hoy en la madrugada podrá posiblemente en una sala de emergencia hoy salvar la vida de dos seres humanos, los cuales tendrán la oportunidad de salvar sus vidas.

¿Cuándo fue la última vez que donaste sangre?

Te EXHORTO y te RETO a que saques unos minutos de tú “ajetreada” agenda y hagas un acto de bondad, de caridad, de amor, de conciencia y DONES VIDA.

2 thoughts on “Salvando a un extraño

  1. carol

    Definitivamente donar sangre es importantisimo. Cuando mi abuelo estaba en el hospital, hicimos una cadena para pedir sangre porque tenia un tipo O que no es comun en los bancos de sangre. Todos nuestros amigos, y amigos de nuetros amigos que tenian la sangre correspondiente nos ayudaron a recolectar la sangre necesaria para salvarle la vida. Y lo logramos entre todos…. Esa sangre es tan dificil de conseguir que las personas que la tienen siempre estan a la orden porque nunca saben quien pueda tener ese problema. Gracias por compartir esto con nosotros.

  2. Norma

    Al donar sangre estamos salvando vidas! El donar es necesario en caso de una emergencia, como accidentes, guerras, conflictos armados, o por alguna enfermedad que se requiera de transfundir a un paciente; como también pueden surgir casos que necesiten algún tipo de sangre menos común; el hecho de donarla, permite tener sangre segura para estos casos. La sangre todavía no se puede fabricar en ningún laboratorio y tú puedes donar sangre cada 2 meses y no habrá problema.

    Donar es salvar, cada uno somos una gota de agua pero entre todos formamos un océano y lo podemos vencer todo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s