El Valor de la Acción

Son muchos los que diariamente tienen la píldora mágica, la estrategia perfecta, la formula correcta a la hora de solucionar los problemas de los demás y en especial del mundo entero. A su vez los reportajes de televisión a las 6pm, las columnas de opinión de los periódicos principales, entrevistas radiales, los estatus de Facebook y ahora las cuentas de Twitter.

Cada uno tiene una manera de pensar muy particular, dependiendo de donde nacieron, crianza, padres divorciados o nunca los conocieron, el vecindario y hasta algunos dicen que depende si la luna estaba retrógrada o no ese día.

Pero el valor de solucionar cualquier cosa empieza y termina con una sencilla palabra…acción. Si se fuere a resumir creo que lo describiría como el simple acto en donde los pensamientos, sentidos, intensiones y el cuerpo se mueven al ritmo del alma guiados por el compás del Universo.

Este fin de semana estuve en una actividad muy concurrida, en donde vi un sin número de exhibidores vendiendo una gama de servicios y productos de todos los tamaños y colores. Pase unas cuantas horas en ese lugar compartiendo con familiares y amigos.

Como a eso de una hora antes de irme de la actividad por el sistema de sonido de la actividad el maestro de ceremonia hizo un anuncio muy peculiar. El mismo consistía en anuncia a una grupo de jóvenes que estaban vendiendo unas agendas del 2011 y que los fondos que se recaudaran iban a ir a una institución en el lado este de la isla de La Española.

Prácticamente nadie le hizo caso a ese breve y para mucho insignificante, pero como el Universo es tan sabio y hago todo los días de estar pendiente a los mensajes que me quiere decir, me di a la tarea de ir a donde estaban estas jóvenes.

Al llegar al área en donde estaba particular exhibidor, me tope una escena muy interesante, las dos jóvenes que estaban atendiendo el lugar tenían un buen ánimo, una sonrisa en sus manos en todo momento, un entusiasmo pegajoso y “agresivas” en su venta con todo aquel que le pasara por al frente.

Ambas tenían unos 11 a 12 años, de buenas familias, bien vestidas, muy articularas al hablar, determinadas a hablar con todo el mundo, incisivas al vender y delicadas en atender cuales eran la peticiones individuales de cada uno.

Pero estas dos jóvenes no estaban trabajando esas largas horas bajo el sol, solas –aunque las madres de ambas estaban cerca vigilando cada movimiento de ambas- insistentemente parando a todo el mundo, tratando bajo cualquier modo de cautivar y retener la atención de esos “clientes” que ellas tenían en ese lugar.

Después de unos minutos de observar el modo opedandum de ellas, me acerqué sigilosamente para ver de primer plano de que se trataba este bembé. En el medio de la mesa se observé una foto 8” x 10” a colores enmarcada, había una monja en el medio y unas niñas alrededor.

Debajo de la foto había varios tipos de agenda y una cartel en cartulina a colores que decía un mensaje…”Compre una agenda y ayudemos a salvar a la vida de una niña”.

Tal y como me sospechara, tan pronto me acerqué al perímetro de ataque, allí estaban, ambas con una bella sonrisa, hablando a mil millas por hora, con agenda en mano y con un solo propósito…que cooperara con una causa. Al preguntarle a una de ellas cual era su causa cambio su mirada, de una muy intensa a una muy noble.

Con una ternura de compasión en sus palabras me dijo que lo estaban haciendo para recaudar fondos para un hogar que tiene unas 40 niñas que han sido rescatadas de las calles del lado este de la segunda isla más grande del Caribe.  Que este no ha sido el único evento en donde han estado, que todo surgió como una iniciativa de la mama y a ellas dos le encanto la idea y se han entregado en cuerpo, alma y corazón.

En la vida cotidiana que llevamos día a día se nos olvida –perdón- déjame refrasearlo de una forma que me entiendan, no es una prioridad el ayudar a los demás que no tienen ni un cuarto de las cosas que tenemos –casa, agua, luz, comida, salud, democracia- y aquellos que tienen hij@s, trabajo, casa, espos@ menos aun, no hay cabida ni para pensar en otra cosa que no sea el “sobrevivir” diariamente.

Hoy le invito al cerrar este escrito te dejo una asignación, es un simple ejercicio. Saca un papel y un lápiz, o tu BB, PDA, Laptop o Ipad y has rápidamente un inventario de todo lo que tienes física y espiritualmente hoy día.

Al terminar la lista, rápido piensa si tuvieras dinero y tiempo a quien ayudarías –familiares, amigos, extraños o una causa- y como. Para concluir te exhorto que te preguntes una sola cosa más… ¿que podrías hacer por esa causa hoy día?.

Te invito a que reflexiones sobre esta historia de dos niñas, que no tienen responsabilidades como tú y yo, que la inocencia está latente en sus venas, que la visión de ayudar es su prioridad y que la gasolina que las mueve a trabajar sin paga, bajo sol, experimentando rechazo tras rechazo, es la sonrisa que les puedan brindar a unas niñas que necesitan ayuda, que nunca han conocido.

Esto es un vivo  ejemplo de dos niñas no están en los medios de comunicación hablando de soluciones, ellas están actuando, moviéndose, teniendo el valor de solucionar una situación particular. Están utilizando sus pensamientos, sentidos, intensiones, cuerpo y se están moviendo al ritmo del alma, siendo guiadas por el compás del Universo.

Es simple…una acción tiene una reacción…¿Cómo podrías hacer TU una diferencia hoy?

One thought on “El Valor de la Acción

  1. Norma

    A veces se nos hace difícil entenderlo pero, para que las cosas cambien, tú debes cambiar primero. No podemos cambiar a los demás, sólo nos podemos cambiar a nosotros mismos. Sin embargo, cuando cambiamos nosotros, todo cambia. Y al hacerlo, realmente podemos cambiar el mundo.

    “Yo soy solo uno, pero soy uno. No puedo hacer todo, pero si puedo hacer algo. Y no dejaré que lo que no puedo hacer interfiera con lo que sí puedo hacer. Edward Everett Halesydney

    “Es el error más grande de todos el no hacer nada porque solo pueden hacer poco”. ¡Haz lo que puedas! Sydney Smith

    “Qué maravilloso es que nadie necesita esperar ni un solo momento para comenzar a mejorar el mundo”. Anne Frank

    “Seamos la diferencia que queremos ver en el mundo” Mahatma Gandhi

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s