Atlanta

Atlanta, GA – Acabo de llegar de Orlando, después de haberme levantado temprano me di a la tarea como en las pasadas semanas desde que comenzó la Copa Mundial, de irme a Bufalo Wings en International Drive para ver el juego de Brasil.

La sorpresa que no solo para Brasil sino que yo también, fue al ver como ganaron el primer parcial y como dice el famoso refrán “it’s no over, till the fat lady sings”…y asi fue, en el segundo parcial, se confiaron y perdieron.

Justo después de almorzar y tratar de digerir el podre desempeño del equipo de Brasil, cogí el Turnpike y empezó a subir hacia el norte a mi próximo destino.

La ciudad de Atlanta siempre ha sido una de las ciudades de las que he visitado, ya sea de trabajo o de placer que me ha gustado un montón y en donde he disfrutado su diversidad en y fuera de la ciudad.

Asi que el pensar que tengo la oportunidad de volver a visitarla, es algo que no pensé hacer, pero que se me dio la oportunidad y no la podemos desperdiciar.

Utilizando sabiamente los largos días de verano y que la noche no llega a este lado del  continente (el este de EU) hasta las 9pm, salía al medio día, ya que sabía que tenía bastante tiempo para llegar a mi destino de día y que no me cogería la noche.

Pero para mi sorpresa, me tope con aéreas en donde el sol estaba brillante y resplandeciente, pero de momento encontré unas cuantas millas más adelante que estaba negro, oscuro y lloviendo con ganas (o como dicen en PR, con cojon…).

En un área desolada por la raza humana, el cielo me dio uno de esos espectáculos grandiosos, que solo se da en momentos determinados, que si estas en el lugar correcto lo ves y si no, te lo perdiste.

Pues el que está escribiendo, fue testigo de unos de esos bellos espectáculos, donde el cielo lleno de nueves tapaba el sol momentáneamente y los rayos escapaban por espacios no cubiertos para desplegar su grandeza…la única palabra que se me ocurrió fue INCREIBLE!!…y di las gracias por ser testigo de esta grandeza de la naturaleza.

Justo unas horas después en la I-75 y a solo minutos de llegar a la cama que compartiría conmigo esa noche, la naturaleza me recompensó con otro “late show”, pero esta vez fue el propio sol el protagonista.

El mismo se veía más grande de lo normal, por lo menos para mí. Lo vi fue una bola gigantesca de color rojo, que ocupaba gran parte del cielo y que obligatoriamente hacia que las nubes cambiaran de color y que todo, pero que todo el mundo, redujera la velocidad para que le prestaran atención.

Nota: La foto está un poco fuera de foco.

Después de hacer una de las paradas obligatorias en el restaurante Cracker and Barrel para comer una suculenta cena sureña, llegue a mi destino a eso de las 8:30pm, el cual me cobijara por las próximas dos noches hasta que pudiera llegar a Gatlingburg, TN, mi próxima parada.

Foto: Sillas clasicas que se ven en cada uno de los restaurantes y se utilian casi siempre al final de que uno come…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s